El doblaje


Introducción



El doblaje se incluye dentro de la traducción audiovisual al igual que el subtitulado, el voice-over (voz superpuesta), la traducción simultánea o la narración que se utilizan en diferentes géneros audiovisuales como los documentales, los telediarios o la publicidad.
Más tarde se introdujo el término traducción para la pantalla (screen translation) que es más amplio que la traducción audiovisual ya que incluye la traducción de productos informáticos en general, de productos multimedia y de juegos de videoconsola entre otros.
El doblaje es una técnica audiovisual que se aplica en el cine y en la televisión y cuya función es facilitar al receptor la comprensión de los diálogos originales en su lengua materna. Para ello hay que hacer coincidir la intervención de los personajes con la del actor de doblaje, es decir, hay que mantener el tiempo de intervención de cada personaje, aunque haya que recurrir al recorte de las frases. Aún así será diferente la manera de tratar los documentales que las películas o series de televisión.


Historia



Los comienzos del cine no fueron sonoros, era el llamado cine mudo. Se utilizaba el lenguaje escrito compuesto por uno o varios intertítulos en cada película que consistían en un texto corto de narración o diálogo. El cine mudo también utilizaba el sonido aunque no grabado sino en directo; un especialista producía sonidos como pisadas, viento o gritos según las imágenes de la película. El cine mudo dio lugar a la figura del explicador, quien tenía como función narrar la película al público, incapaz de seguir los rótulos ya que la mayoría eran analfabetos. El explicador, también llamado charlatán se caracterizaba por poseer una ágil y ocurrente verborrea que pretendía sobre todo divertir al público, para ello recurría a cualquier artilugio sonoro que imitara el sonido de lo que más tarde se llamaría banda sonora. Algunos de los explicadores llegaron a ser muy conocidos como Tomás Borrás, Román Arce o Pedro González. El primer doblaje se realizó en 1908 aunque no pasó de ser una mera anécdota, el director y productor Fructuoso Gelabert, durante la presentación de su película Los competidores, situó, en el foso de la sala, a los explicadores, quienes con unos altavoces sincronizaron un texto en los labios de los actores de imagen mientras se proyectaba la película. Pero no fue hasta 1928 cuando dos ingenieros de la Paramount consiguieron grabar un diálogo sincrónico con los labios de los actores en la película The flyer.
El cine mudo dejó paso al cine sonoro en torno a 1930. En la mayoría de los países fue rechazado por el público al no entender el lenguaje y por ello aparecieron las dobles versiones o versiones múltiples en las que se rodaba en inglés y, con otros actores extranjeros o los mismos si eran políglotas, en un idioma extranjero que interesara a la producción Americana. Esto tampoco gustó al público porque se sustituía a los grandes actores por otros poco conocidos y además resultaba caro. A mediados de los años 30, las versiones múltiples dejaron paso al doblaje. El primer estudio de doblaje se creó en Joinville (Francia). En España, como en casi todos los países, el doblaje planteó dos ideas contrarias: los defensores y los detractores, estos últimos argumentaban sus críticas con la falta de calidad tanto técnica como artística y los defensores sostenían que de este modo podían ver películas en su idioma y además la gran mayoría era analfabeta y no podía leer los subtítulos. Actualmente el doblaje es el método preferido en Alemania, Italia, Francia y España. Con el doblaje de la película Lo que el viento se llevo (1947) se consiguió la perfección total en esta técnica, a partir de aquí el doblaje inicia su edad de oro y España se convirtió en el país que mejor dominaba esta técnica cinematográfica. Durante los años 80 y 90 la calidad de las producciones empezó a disminuir notablemente.
La traducción juega un papel importante en el cine. El cine mudo no había supuesto muchos problemas para ser distribuido en el extranjero ya que el coste del cambio de los intertítulos originales por otros traducidos, así como el de contratar a un explicador, eran muy bajos comparados con el coste de producción de la película, pero cuando llegó el cine sonoro surgió el problema de las diferencias de idioma. Por ello se decidió subtitular las películas en francés, en alemán y en español, los países de destino tenían que decidirse por una de estas tres lenguas. Más tarde se amplió el número de lenguas utilizadas en el subtitulado. Los únicos países que aceptaron inmediatamente el subtitulado fueron Holanda y Suecia, e incluso hoy en día estos países no utilizan el doblaje sino el subtitulado. La primera película que se dobló al español, al alemán y al francés fue Rio Rita.


El doblaje en España



La creciente actividad iniciada en el sector del doblaje español a partir de 1932, resultado del trabajo conjunto de traductores, correctores lingüísticos, ajustadores, directores y actores de doblaje, se vio truncada en 1936 con el estallido de la Guerra Civil. A partir de esa fecha y hasta 1939, los doblajes de películas extranjeras fueron muy escasos. Durante la guerra se centraron en la locución del documentalismo que difundía mensajes propagandísticos de los bandos implicados en el conflicto. El doblaje se consolidó con la Orden Franquista del 23 de abril de 1941 por la que se obligó a doblar al español todas las películas extranjeras que se fueran a estrenar en España. Se censuraba el lenguaje soez, las relaciones sexuales, la política y la religión (según les conviniera). En el caso de la película Casablanca se alteraron algunos diálogos, por ejemplo, cuando el prefecto de policía se dirige al protagonista y le dice: “En 1935 usted suministraba armas a Etiopía. En 1936 batalló en España al lado de los republicanos”. Según Franco, el héroe no podía pertenecer al bando de los rojos por ello el censor cambió el diálogo y quedó de la siguiente manera: “En 1935 introdujo armas en Etiopía. En 1938 luchó como pudo contra la anexión de Austria”. Debido a esto tuvo que modificar alguna otra intervención. Casablanca ha sido doblada cuatro veces al castellano: la primera en 1946, veinte años después se volvió a doblar para mejorar la calidad sonora pero manteniendo los diálogos censurados, durante la democracia se hicieron dos más, uno siguiendo el mismo patrón que las anteriores y el otro respetando lo más posible la versión del original.
Algunas de las censuras que se hacían eran estas: sustitución del lenguaje soez, de los contextos que se pudieran malinterpretar y en vez de hablar de la Inquisición Española mencionar solo de la Inquisición.
Finalmente la censura en el doblaje fue abolida en 1978.

Proceso de doblaje



Cuando empezamos la tarea del doblaje hay que tener en cuenta una serie de aspectos fundamentales para hacerlo correctamente. Hay que encontrar una coherencia entre el guión original y el traducido, hay que adaptar las intervenciones de los personajes al movimiento de los labios y por ello alguna intervención podría ser acortada o alargada respecto del original para que así coincidieran ambas.
Para el proceso de doblaje hay que seguir una serie de pasos que explicaremos a continuación: primero se suministra el guión original a un traductor que lo traslada al idioma deseado. Algunas veces no se dispone del guión escrito y el traductor debe hacer un visionado del producto que se desea traducir directamente de la pantalla.
Después hay que adaptarlo/ ajustarlo, es decir, realizar cambios de palabras y ampliar o reducir el texto para pueda encajar en la boca del actor. También se decide como adaptar ciertas bromas o frases hechas haciendo referencia a la broma original.

Cuando el texto ya está adaptado se procede al corte en pautas (o pautado) que consiste en fragmentar el texto en tramos de un tamaño definido por convenio (líneas de texto). En el proceso de pautado es de vital importancia apuntar el tiempo de entrada, es decir, en qué momento de la película tiene lugar esa pauta para que, posteriormente, el técnico lo pueda colocar con rapidez en pantalla para proceder a su doblaje.
El siguiente paso es el reparto de las voces que se pueden elegir mediante castings o ya teniendo cada actor un actor de doblaje asignado. Aunque finalmente quién elige las voces es la productora o distribuidora.
Una vez preparado todo ya se puede proceder a la realización del doblaje, siendo conveniente que esté todo listo para ahorrar costes innecesarios al estudio. En esta fase intervienen el director de doblaje, el técnico y los actores. También con respecto a los sonidos como gritos, risas o lloros en algunos casos prefieren no doblarlos y dejar la versión original. Una vez está el producto listo se pasa a la fase de mezclas y se hacen las copias necesarias para su comercialización.
En general en el proceso de doblaje intervienen muchos especialistas, están los trabajadores artísticos y los no artísticos; mientras en la rama artística encontramos a los actores de doblaje, a los ajustadores de diálogos y a los traductores entre otros y en la rama no artística se encuentran los técnicos de sonido y de mezclas.

Problemas en el doblaje



Para traducir hay que dominar un idioma pero también hay que conocer el contexto sociocultural para poder traducir correctamente y sin interferencias ya que a menudo se producen calcos. Algunas de las complicaciones que nos podemos encontrar son la traducción de chistes, los juegos de palabras, los nombres propios y las palabras malsonantes entre otros y que el traductor debe resolver de tal manera que no se note la copia literal. Por ejemplo, en el caso de los chistes, debe intentar mantener la gracia con la misma referencia que el original aunque a veces no es posible y hay que modificarlo.
Ejemplo de una traducción en la que se ha modificado para que tenga gracia en castellano:
Lillian: Well, we never had any children but that is easy to understand. What college did your son attend?
Traducción literal: Nosotros no tenemos hijos, pero es fácil de entender. ¿En qué universidad está su hijo?
Doblaje: Nosotros no tenemos hijos, pero resulta fácil comprenderlo. ¿En qué universidad estudia su hijo?
Carol: Brown.
Traducción literal: En Brown.
Doblaje: En Brown.
Paul: Nice colour.
Traducción literal: Bonito color.
Doblaje: Secadores de primera.
Cuando Paul oye que el hijo de Carol estudia en la universidad de Brown le contesta “bonito color” haciendo un chiste entre brown (marrón) y el nombre de la Universidad. En el doblaje se juega con el nombre de la Universidad y la marca de electrodomésticos Braun.
Otro ejemplo es el de traducción de lenguaje soez:
Honey Bunny: Any of fuckin´pricks move and I’ll execute every one of you motherfuckers! Got that?
Honey Bunny: ¡Y como algún jodido capullo se mueva, me cago en la leche, me pienso cagar hasta en el último de vosotros!
Durante la época de la censura se utilizaban palabras como ¡cielos santos!, ¡demonios! o ¡córcholis! para traducir situaciones semejantes.
Otro problema es la cultura ya que de ella depende muchas veces la manera de traducir algunas situaciones, si en la lengua de llegada no se conoce un concepto, el receptor no va a entender la situación igual que como la entienden los receptores de aquellas lenguas en las que sí se conoce.

Subtitulado versus doblaje



Hay una clara distinción entre ambas traducciones audiovisuales. Algunas diferencias entre el doblaje y el subtitulado son las siguientes: en el doblaje se pierde parte del guión original y es más laborioso que el subtitulado, mientras que en este se respeta todo el diálogo y resulta menos laborioso. En cuanto al destinatario, el doblaje tiene un uso doméstico, y la subtitulación se usa más para fomentar el aprendizaje de lenguas extranjeras. El subtitulado tiene la ventaja de que mantiene las voces de los actores originales, sirve de ayuda a personas con discapacidades auditivas e inmigrantes con una lengua diferente a la del país al cual han emigrado, no cabe la posibilidad de reflejar que dos actores hablen a la vez, se contamina la imagen original, es decir que la parte inferior de la pantalla queda ocupada por los subtítulos interfiriendo en la visibilidad de la imagen y produciendo una leve distracción de la acción, también tiene limitaciones espacio-temporales; por el contrario, el doblaje sirve de ayuda a analfabetos y niños, hay una menor reducción del diálogo original y solo hay posibilidad de un código lingüístico lo que implica que no haya distracciones auditivas ni visuales y además permite una ilusión cinematográfica.

El papel del traductor



Lograr la sincronía de contenido es tarea del traductor, para conseguirla deberá tener en cuenta la particularidad de los textos audiovisuales de combinar el código visual y el sonoro. El traductor se enfrenta a condicionantes intralingüísticos y extralingüísticos como por ejemplo los registros lingüísticos, desde los vulgares hasta los más formales o literarios. Además, el traductor debe conocer vocabulario especializado en distintos campos como la medicina o los deportes, también puede tener que enfrentarse a variedades de la lengua ya en desuso al traducir textos de una época pasada. El traductor también tendrá que tener características propias de la oralidad como la naturalidad, la espontaneidad, las frases inacabadas, las onomatopeyas…
Cuando en el guión original aparecen diversas lenguas o dialectos el traductor suele aportar tres soluciones: sustituirlas por otra lengua o dialecto en la lengua de llegada, utilizar una única lengua de llegada y buscar una caracterización menor al personaje que lo distinga del resto o dejar sin traducir alguna de las lenguas del original posibilitando su comprensión mediante subtítulos.
Cuando se traducen dibujos animados es preciso tener en cuenta el destinatario al que van dirigidos, los destinados a niños muy pequeños deben utilizar un lenguaje sencillo, frases cortas y abundantes repeticiones, a la hora de traducir series de humor para todo público el profesional va a tener que traducir la ironía, los juegos de palabras y el humor.


Bibliografía



ÁVILA, A. (1997): El doblaje. Madrid. Ed. Cátedra (signo e imagen).
DURO, M. (coord.) La traducción para el doblaje y la subtitulación. (2001) Ed.Cátedra. Madrid.
LORENZO, Lourdes y PEREIRA, Ana María (eds.). Traducción Subordinada (I) El Doblaje (inglés-español/galego), Vigo, Servizo de Publicacións de la Universidade de Vigo. (2000).
Miguel González, M. El doblaje de películas norteamericanas en la posguerra española. Incidencia en la creación de una cinematografía nacional. (1999). Universidad del País Vasco.
www.wikipedia.com.
www.adoma.es